Planificación y Seguimiento del Embarazo

Planificación y Seguimiento del Embarazo

DESCRIPCIÓN

El embarazo es un proceso natural que requiere cuidados concretos y una atención sanitaria que garantice su correcto desarrollo. En nuestra Clínica Navarro Luque, nuestra ginecóloga le realizará seguimientos completos para su embarazo.

Preconcepción

Siempre que sea posible planificar el embarazo, es muy recomendable consultar con nuestra ginecóloga antes de quedarse embarazada. Es lo que denominamos consulta preconcepcional, ya que el control ideal de un embarazo comienza antes del mismo.

La asistencia preconcepcional puede ser útil tanto para las mujeres que acuden espontáneamente a solicitar consejo antes de iniciar un embarazo, como para aquellas que acuden por la existencia de factores de riesgo.

La consulta preconcepcional se debe personalizar según las características de la mujer y su pareja, según sus antecedentes personales y su historia reproductiva. Las bases de esta asistencia son:

  • Evaluación del riesgo preconcepcional
  • Acciones educativas y promoción de la salud
  • Suplementos farmacológicos

Evaluación del riesgo preconcepcional

Hay que realizar una adecuada exploración general y ginecológica (genital y mamaria), así como una detallada anamnesis. La citología cervical se realizará según el programa de cribado poblacional. Hay que realizar también una serie de pruebas de laboratorio recomendadas, que podrán ser ampliadas en función de su situación de riesgo, como son: Hemoglobina y hematocrito, Grupo sanguíneo y factor Rh, Serología (Rubéola, Sífilis, VIH), Proteinuria y Glucemia.

Enfermedades crónicas

El momento óptimo para iniciar la asistencia a un futuro embarazo en una mujer con una enfermedad crónica es la consulta preconcepcional. Así podemos estudiar la enfermedad sin las limitaciones que impone el embarazo, mantener a la mujer en las mejores condiciones de salud antes de iniciar la gestación, adoptar las medidas necesarias para proteger al feto frente a la exposición de fármacos o pruebas diagnósticas, y ofrecer a la mujer información sobre los riesgos que supone el embarazo para la evolución de su enfermedad.

Así mujeres con enfermedades como la diabetes mellitus (pregestacional), hipertensión arterial, epilepsia, enfermedad cardiovascular, cáncer, alteraciones tiroideas, enfermedad tromboembólica, trombofilias, asma, tuberculosis, conectivopatías o trastornos psiquiátricos, reciben ciertas recomendaciones  para facilitar que el embarazo se desarrolle con normalidad, o bien incluso puede ser desaconsejado en ciertas ocasiones, ya que el consejo debe ser individualizado.

Antecedentes reproductivos

La evaluación de los antecedentes reproductivos de la paciente por parte de la Dra Carolina Luque permite prevenir e incluso tratar algunas de las causas asociadas con un incremento de riesgo. Se recoge los antecedentes de:

  • Parto pretérmino. Se investigan las causas, así como planificar un control específico si existe posibilidad de recurrencia
  • Aborto habitual. Si la paciente ha tenido abortos de repetición.
  • Muerte fetal intrauterina. La paciente debe estar informada sobre la posibilidad de recurrencia. Se estudiarían las causas y se aconsejaría modificar los hábitos de riesgo como el consumo de tabaco.
  • Cesárea anterior. Se aconseja un espacio entre partos de al menos 18 meses.

La Dra. Luque valorará la necesidad de consejo y estudio genético si procediera en casos de historia familiar o hijos con alteraciones genéticas y cromosómicas, estructurales (defectos del tubo neural), metabólicas, neurológicas (distrofia muscular), retraso mental (síndrome del cromosoma X frágil), fibrosis quística, etc.

Enfermedades infecciosas

El cribado de determinadas infecciones dentro de la consulta preconcepcional puede identificar potenciales riesgos para la salud y resultado del embarazo.

Por tanto, se investigan si existen factores de riesgo de Hepatitis B y C, Tuberculosis, Chlamydia, Gonorrea y Herpes genital, y se actúa según la presencia de los mismos.

Factores psicosociales

Se pregunta por los hábitos y estilo de vida de la mujer para poder identificar comportamientos, exposiciones ambientales y laborales de riesgo, así como otras situaciones que pudieran condicionar el resultado del embarazo.

Acciones educativas y promotoras de la salud

La información que transmite la Dra Luque intentará que sea lo más sencilla posible, intentando que la mujer y su entorno estén motivadas:

  • Recomendar una ingesta equilibrada para una nutrición correcta
  • Intentar corregir el sobrepreso
  • Consumo moderado de cafeína
  • Consultar cualquier tratamiento o infusión herbal al médico
  • Se aconseja el abandono del tabaco de la mujer como su pareja
  • Se desaconseja el consumo de alcohol durante el embarazo
  • Hábitos saludables: Ejercicio físico moderado y promoción de sexualidad saludable.

Suplementación farmacológica

Ácido fólico

Hay evidencias de la reducción de la incidencia y recurrencia de los defectos del tubo neural con el consumo adecuado de folatos de manera regular antes de la concepción y durante las primeras semanas del embarazo, y de manera regular

La Dra Carolina Luque le recomendará comenzar en un período comprendido entre las 4 semanas previas y las 12 semanas tras la concepción.

Yodo

La Dra. Luque le hará hincapié en la consulta preconcepcional sobre el consumo de sal yodada y de alimentos ricos en yodo, reforzando cuando sea necesario con la suplementación farmacológica con yoduro potásico durante la búsqueda de la gestación, el embarazo y la lactancia.

Complejos vitamínicos

Pueden ser recomendados por la Dra. Luque los suplementos basados en folatos y complejos multivitamínicos (siempre que no contengan vitaminas liposolubles por encima de las dosis diarias recomendadas).

Primer Trimestre

En el momento que sepa que está embarazada, puede solicitar cita con la Dra. Carolina Luque para que siga su embarazo. La primera visita debe realizarse preferiblemente en el primer trimestre del embarazo. La frecuencia de las consultas durante el embarazo dependerá de las necesidades de cada mujer y la existencia o no de factores de riesgo asociados. Es en esta consulta cuando debe plantear las dudas que le vayan surgiendo: el primer trimestre es un periodo de adaptación de la mujer al nuevo estado. Entre los principales cambios físicos se encuentra: la ausencia de menstruación y el aumento de tamaño, sensibilidad y pigmentación de los senos. Los cambios a nivel psicológico de este período incluyen la  presencia de ansiedad y/o labilidad o inestabilidad emocional.

En el primer trimestre se realizan además una serie de pruebas clínicas: análisis de orina y de sangre, citología, ecografía. Con estos datos se valora el riesgo del embarazo, para la madre y el feto.

En el embarazo normal que trascurre sin complicaciones las consultas con el ginecólogo se programan cada 4 ó 6 semanas.

Segundo Trimestre

En el segundo trimestre continúan los cambios morfológicos y fisiológicos que permitirán a la madre adaptarse al crecimiento y desarrollo del feto y prepararse para la futura lactancia (crecimiento progresivo del peso y en concreto del abdomen y aumento de la turgencia de las mamas etc…). A nivel psicológico el segundo trimestre se caracteriza por la estabilidad y la adaptación (la mujer es “consciente” de su embarazo y percibe los primeros movimientos fetales)

Los controles del segundo trimestre de la gestación sirven para actualizar los datos recogidos en la historia, solucionar las dudas que vayan surgiendo y realizar otras pruebas: detección de diabetes gestacional, ecografía entre las semanas 18 y 20…etc.

Tercer Trimestre

En el tercer trimestre, y hasta la semana 36 te programarán las consultas cada 4-6 semanas y a partir de este momento las consultas serán más frecuentes. Además de la exploración física completa, se realizan las siguientes pruebas clínicas: ecografía entre las semanas 32 y 36, toma de una muestra en vagina y recto para comprobar si existe infección por Streptococo Agalactia, monitorización del feto, exploración vaginal para determinar la colocación de la cabeza del feto y el estado del cuello del útero.

En algunos embarazos se hacen pruebas complementarias para valorar los riesgos para la salud de la madre o el feto. Algunas son pruebas rutinarias (marcadores bioquímicos) y otras sólo se hacen en circunstancias especiales (amniocentesis, biopsia corial, amnioscopia, etc).

En el trimestre final del embarazo el crecimiento del útero produce presión sobre otros órganos generando dificultad al respirar porque presiona el diafragma, necesidad de ir al baño con más frecuencia por presión sobre la vejiga, se puede segregar un líquido amarillento (calostro) por los pezones y en las últimas semanas se relajan las articulaciones de la pelvis para facilitar el parto, dando origen a la marcha típica de las embarazadas que popularmente llaman “marcha de pato”. A nivel psicológico puede aparecer un estado de ansiedad por el miedo o la incertidumbre ante el parto y la preocupación por el bienestar del bebé.

MOLESTIAS EN EL EMBARAZO

Las molestias son debidas a los cambios fisiológicos que producen las hormonas sobre la madre y a que el aumento de peso y de tamaño del útero ejerce una importante presión sobre otros órganos.

  • Generales:
    • Cansancio y fatiga, especialmente durante el primer trimestre.
    • Dolores de cabeza por el aumento del volumen sanguíneo.
    • Dificultad al respirar por la presión del útero sobre el diafragma.
    • Dolor de espalda por el aumento de peso y el tamaño del abdomen.
  • Digestivas:
    • Náuseas y vómitos matutinos, sobre todo en el primer trimestre.
    • Estreñimiento y hemorroides. Por disminución de la motilidad  intestinal.
    • Acidez y ardor de estómago, sobre todo en el  último trimestre.
  • Vasculares:
    • Mareos debidos a los cambios vasculares durante el embarazo.
    • Edema en los pies y varices porque la presión del útero en la parte baja del abdomen hace difícil el retorno venoso.
    • Calambres, a partir del segundo trimestre durante el descanso nocturno.
    • Estrías. En el tercer trimestre en abdomen, mamas y caderas como consecuencia de la distensión de la piel.
    • Picores generalizados. Es un trastorno común al final de la gestación.  Las causas pueden ser varias pero en ningún caso son preocupantes.
  • Genitourinarias:
    • Micciones frecuentes y pérdidas de orina debidas a la presión del  útero sobre la vejiga.

La Dra. Carolina Luque es la ginecóloga idónea para planificar y seguir su embarazo, y realizarle las pruebas y ecografías necesarias. Visite su consulta ubicada en Jaén y Linares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies